La Educación NO ES y NO DEBE ser gratuita: Mi postura.

Hoy traigo un tema polémico y confieso que el título se enfoca en la Educación porque es más provocativo de esa forma; en realidad quiero escribir sobre TODO y NADA, como nada es gratuito y todo tiene un costo: aunque tu no lo pagues, alguien más lo hará… y no… no es el estado.

Hablo de los tres pilares fundamentales de nuestras vidas: educación, salud y cultura.


Ninguna de estas tres debe ser pasada por controles externos a sus ejecutantes, hemos estado acostumbrados a que terceros regulen cuanto merecemos cobrar y cuánto debemos pagar, cuando la verdad es el acto más íntimo que tenemos que rescatar entre la persona que brinda su ser y la persona que lo recibe.

Tenemos que proteger al maestro, al médico y al artista. Son parte integral de nuestras vidas y estos cada vez se tornan más mecánicos en consecuencia de un injusto intercambio al que han sido sometidos por años y nosotros al normalizar la gratuidad de sus servicios, alegando que ellos eligieron esas profesiones y que deben hacerlo por vocación; alejándonos de la humanización del acto del compartir dones.

Tenemos mucho trabajo por delante y más aún, tenemos muchas herramientas para generar el tipo de vida que queremos, dejar de un lado la individualización en la que hemos sido sometidos, dónde se desconectó el hecho que si uno de la manada sufre, los otros también. Un cúmulo de controles artificiales hacen que no nos demos cuenta que un profesor desmotivado nos robotiza, un médico cansado no innova y un artista dedicándose a otras cosas no nos hace reflexionar.

Educación, Salud, Cultura

Las protestas nunca son para presionar a un gobierno, son para presionar al ciudadano a organizarse y esto es algo que no se ha entendido. No hay paro para incomodar al gobierno, hay paro para que la totalidad del alumnado sepa que algo está pasando en el fuero interno de la universidad, que las personas que les imparten conocimiento están siendo explotadas, y para que se enteren que es posible estudiar en condiciones más agradables y acordes para garantizar un aprendizaje más fluido.

 

Esta idea se resume en:

 

  • Las protestas son el paso previo a la organización.
  • Las protestas no son para conmover a la autoridad, sino al ciudadano.
  • La radicalización de las protestas será proporcional a lo dormida que esté la ciudadanía.

 

Es por esto que inicié una campaña la cual cambie el paradigma económico, esta es mi protesta, y de una buena vez se quite el estigma que la educación, la salud y la cultura deben ser gratuitas, porque al final no lo son, es una mentira que la paga el que con su vocación te brinda su conocimiento, llámese profesor, doctor o artista.

Ya basta de tener a un papá estado o un papá empresario que le diga a los profesionales cuanto ganar, que repartan como quieran las ganancias y asignen a capricho los recursos para impartir servicios; y finalmente, ya basta de unos estudiantes, pacientes, espectadores complacidos de saber que no es de su bolsillo que sale sus beneficios y hacerse la vista gorda ante el que si lo paga. Tenemos que empezar a ser responsables.


La pregunta más común que salta al escuchar mi propuesta es: ¿Y las personas que no tienen dinero, cómo hacen?

Aquí entra el tema de la organización. En una comunidad hay todo tipo de personas y el grupo se comporta distinto según su condición geográfica y climática, si empezamos a protestar y asistir a protestas sobre este tema en particular o simplemente empezar a opinar en grupos nuestro sentir, podremos conocer una diversidad de personas con el mismo interés y luego reunirnos con el fin de cocrear. Allí se conocerá las necesidades, recursos y dones que tiene cada uno y de allí podrán salir escuelas, talleres, ambulatorios, teatros, grupos para todo tipo de personas, de todas las edades con distintos intereses, con el intercambio que se adapte a esa comunidad. Pago con dinero, servicios, asistencia, una innumerable lista de formas con el fin de aprender y no de negociar con la educación, salud, cultura.

A medida que se sumen más participantes a la propuesta de tu comunidad, más tecnología se podrá integrar y poco a poco ir haciendo escuelas, universidades, hospitales, ateneos gestionados por las personas de cada comunidad; con una real autonomía y no un control disfrazado por gobiernos que te venden la idea… pero te alquilan la patente. VERDADERA AUTONOMÍA.

Sé que es posible porque tengo dos años participando de esta manera a nivel educativo con mis hijos, organizarse no es algo sencillo y definitivamente es algo muy posible.

Tenemos que darnos cuenta el poder que tenemos, que todos somos uno y que siendo uno somos más poderosos. Esta campaña tiene que ser a nivel mundial, ya que en todos los países del mundo está pasando lo mismo, sólo que cada quien con sus problemas regionales, ataviados de un sinfín de asuntos artificiales, no podemos levantar la cabeza y ver en macro la situación global.

Este artículo salió de la idea del primer video que grabé y habla del mundo en que quiero vivir.

Si estás de acuerdo, si te resuena, comparte esta campaña y sé vocero, partícipe y protagonista de esta iniciativa.
Envíame tu propuesta y COMPARTE

comparte2

Lee También

Leave a Reply

%d bloggers like this: