VIDEO: ¿Te diste cuenta que el tiempo no existe? Créalo como herramienta

 

Domingo en la tarde empiezas a sentir cansancio porque tu rutina inicia en algunas horas, los lunes son ese día odioso que no debería existir y el tiempo parece desvacenerse. El medio día representa el terror que se te fue el tiempo y no hiciste nada de lo que debías. Procrastinación es tu palabra más recurrente.

Tiempo

¿Viste Matrix? Seguro que si… eres mi avatar y escribo sólo para ti. Toda la trilogía tiene al menos 5 puntos claves que todos recordamos y citamos alguna vez cuando estamos con amigos o tenemos esas conversaciones mentales. Hay una en específico que me hizo darme cuenta por qué las personas siempre me preguntan cómo hago para hacer tantas cosas y nunca parecer cansada o como siempre soy puntual y casi no me privo de las actividades que me gustan. ¿Ya sabes qué escena es? (además que ya viste el GIF mil veces) “There is no spoon”…

there-is-no-spoon-o

Una vez que te des cuenta que en el momento que se acaba tu semana, si el sábado es de esos días que no tienes nada que hacer, tu día se resume a luz y oscuridad en un lapso infinito que termina en el momento que tuviste sueño y te fuiste a dormir. No existen los números, ni el tarde o temprano. Sólo luz y oscuridad.

Tu semana pesa y no te alcanza porque otros usaron tu tiempo como su herramienta, terceros te dijeron a qué hora verse y tu lo aceptaste, hasta que hora verse y tu lo aceptaste, cuánto tiempo tienes para comer y tu lo aceptaste. Tu lo aceptaste, pero no lo decidiste.

Cuando te das cuenta que el tiempo no existe, lo puedes crear a tu favor, teniendo días de 72 horas o de 8 horas, dependiendo del 100% de tu potencial, que no todos los días es igual. Por eso tienes buenas semanas y malas semanas… ya que cuando tu potencial es para 72 horas no te pesa la imposición de la utilidad de tu tiempo para otros, pero cuando dura 8, estamos en problemas.

¿Cómo volverlo una herramienta?

Lo primero que tienes que hacer es darte cuenta que tu 100% fluctúa con los días. Hacer el ejercicio de concientizar qué acciones bajan tu stamina, cuales las suben y darte cuenta no sólo para aplicarlas cuando más las necesites, sino para saber que si las tienes o no, ya sabes qué grado de potencial tienes y aprovechar el tipo de actividades que harás ese día. Sé tu propio caso de estudio y síguete por una semana. Te va a gustar.

Luego date cuenta cuales son las 5 actividades que tienes que cumplir para sacarle el máximo potencial a tu día. Concluyendo al final de este qué hiciste que se repitió en el anterior día que tuviste máximo potencial.

Las 5 actividades que son mi rutina tienen un orden específico y hay días que las hago a pies juntillas y ese 100% es de 72 horas de eficiencia en un día (hago el triple de lo que se suponía humanamente posible); días que hago las 5 en un orden medio dudoso: hago lo esperado en 24 horas; días que no quiero saber nada de las rutinas y hago 3… 2…. ninguna. Las infinitas combinaciones están bien, nuestro 100% es distinto cada día, no hay látigo, no hay culpa, hay aceptación de nuestra naturaleza y el saber que un día estámos para hacer no más de un poco más del cuarto de lo que se podría hacer en un día hace que la culpa se aleje y dejemos de ser tan severos con nosotros. Porque 110% no existe, no puedes dar más del 100%, ¡NO PUEDES! Lo puedes intentar, dar el “300%” (eso crees tú) un día de 8… y la factura de una gripe matadora, una descomposición deshidratante llegará instantáneamente a tu puerta.

Mi rutina es, en el orden mágico que descubrí para mi:

  1. Meditar.
  2. Limpiar mi zona de trabajo.
  3. Leer algo nuevo.
  4. Enseñar algo nuevo (Escribiendo, haciendo un video, chateando, debatiendo).
  5. Mercadear mi página.

Hago esas 5 cosas y ese día limpié toda mi casa, fui a comprar 3 cosas que necesitaba en 5 puntos distintos de la ciudad caminando, juego con mis hijos, reflexiono con mis hijos, los acompaño a cumplir sus rutinas hasta que las hayan terminado, me veo con una amiga en una plaza a echarnos en la grama por horas, hago un mándala y un arquimediano de 12 lados en 3D, juego Skyrim y domo 5 dragones, veo 3 series con mi esposo. Y me acuesto temprano… y si le agrego yoga al día, además voy a cantar todo el día como BlancaNieves.

Algunos de ustedes pensarán que eso es porque soy ama de mi tiempo al 100%, ustedes también, porque aunque no decidieron cómo usar su herramienta-tiempo, estuvieron de acuerdo al aceptarlo. Y todo lo que aceptas lo puedes negociar, sólo que lo olvidaste. Si deseas un cambio, agrégale a tu rutina una actividad que te procure ese cambio: “Luego de la oficina voy a empezar a planificar mi propio negocio”. Sé riguroso con esto y el cambio está a la vuelta de la esquina.

Comparte este artículo y así tendremos un mundo más eficiente y feliz.

Lee También

Leave a Reply

%d bloggers like this: