¿Skhole significa Escuela u Ocio? ¡AMBAS!

Las palabras tienen poder, entender ese poder es mágico y liberador. Por siglos y siglos recientes, la palabra “ocio” tuvo una connotación negativa y no es de impresionarse que desde hace siglos y siglos recientes haya habido menos descubrimientos de conocimientos nuevos y nos hemos dedicado como civilización a perfeccionar y derivar la que ya tenemos.

Skhole

“Skholè (σχολή) es una palabra griega que significa “ocio, tiempo libre”; pero que es también la raíz de la palabra “escuela” (del latín “schola”). De esta manera, tanto la noción de enseñanza o lección como la palabra que designa a los establecimientos donde se imparte instrucción tienen su origen en la idea de ocio (es decir, contemplación), diversión (es decir, evasión) y ocupación reposada (descanso físico, no intelectual).”

Cuando estas ocupado en rutinas no llegas a conocerte y mucho menos reconoces al otro. La pregunta que escucho con más frecuencia es: “¿Y en qué tiempo aprendiste eso?”, Ahora lo sé: En mi tiempo de ocio. Ese tiempo que me negué a delegar, ese tiempo por el que siempre he luchado aunque se me decía constantemente lo contrario, siempre he sido una rebelde con causa, y el ocio fue mi primera causa, no sabía por qué, pero sentía que aprendía más cuando no tenía nada que hacer y me pasaba horas en la muy surtida biblioteca de mis padres. Me encantaba pasar mi tiempo de ocio jugando con mi hermana, a abrir el diccionario en cualquier página e interrogarnos las palabras; pasé por una etapa de hipocondría por leerme la enciclopedia médica, jajajajaja aprendí otro idioma por ponerme a ver películas en inglés sin entender nada y verlas una y otra vez tratando de cazar los subtítulos (hay que ser ocioso en la vida para hacer eso, ja!). Todo el tiempo de ocio que uno puede tener cuando se es niño se está acabando, porque mantienen a los niños en constantes actividades para poder colocarlos en algo “útil” mientras los padres cumplen con sus obligaciones. Mis padres también tenían sus obligaciones y teníamos una nana, que fue nuestra segunda mamá, a la que aún amamos con locura y que su única tarea es que no nos rompiéramos la cabeza, de resto teníamos materiales, libros y ocio.

Se me hizo sencillo descolarizar a mis hijos porque satisfactoriamente mis padres nunca me dijeron lo importante que era ir a la escuela, siempre me dijeron lo importante del saber. Mis padres no tuvieron el más mínimo respeto por el horario escolar, nos íbamos de vacaciones todo febrero y si había exámenes en ese período siempre negociaban otro tiempo para hacerlo; podría verse muy irresponsable eso, pero doy las gracias por esa irresponsabilidad. Nunca me obligaron a ir, siempre me dieron mi tiempo y mi espacio y mi capacidad de decidir: “a la que le va a costar más ponerse al día para los exámenes es a ti”

Gracias papás por permitirme mi tiempo de ocio, aunque para ustedes la palabra ocio tenía una connotación negativa. Ahora el legado pasará y le daré a mis hijos su tiempo de ocio sabiendo que no tiene connotación negativa y así las generaciones van evolucionando, pero definitivamente no hubiese llegado tan lejos si no fuera por sus involuciones, igual pasará con mis hijos, seguirán evolucionando a pesar de mis involuciones. Gracias porque me dieron educación más allá de pagar el mejor colegio de la zona (que también lo hicieron), me dieron ejemplo, me dieron espacio, me dieron responsabilidad. Y Gracias por respetar que les diga que los quiero y que los amo, aunque ustedes prefieren no decirlo y solo demostrarlo (que no es poco).

Aunque no parezca, acabo de trabajar la culpa, decidí hacerlo fuera de la caja, con las herramientas que ya tenía y agregando solo a personas que me inspiran amor. Concluyo: el tiempo de ocio fue mi primer “placer culposo” y ya no quiero más incoherencias en mi vida, el placer es placer y la culpa es la culpa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *